martes, 21 de abril de 2020

Sexualidad Infantil I

   Desde antes de tener uso de razón no recuerdo haber odiado jamás a las niñas. Mi familia eramos mi madre y yo así que pasaba la mayor parte del tiempo con empleadas, tuve muchísimas y muy diferentes,porque mi madre trabajaba. Andaba muy erotizado casi siempre pero sin tener idea de la genitalidad, me gustaba entrar a su cuarto y mirarlas semidesnudas, algunas dejaban que lo hiciera, recuerdo haber jugado al doctor, solo para tocarlas, pero no sus genitales, como dije no tenía la menor idea, sus piernas, mirar sus pechos, o darles un beso en la cara. Creo que me enamoraba de ellas. Pero no todo era erotismo.

   Alguna vez tuve una empleada bien paisana, venía incluso incluso con su vestido típico, recuerdo su cara mirándome con una hermosa y tremenda sonrisa, seguro le dije algo así como que era bella, su pelo muy negro en trenzas, con su sombrero con cintas de colores, muy blanca y algo mayor, tendría como principios de 50s. Tengo grabada su sonrisa y su mirada cariñosa. Me encantaba ella. Me parecía tan hermosa y me provocaba mucho cariño, yo tendría unos 7 u 8 años
   
   Me encantaba besar a las niñas cuando tenía oportunidad y también a las mayores. Mi madre tenía una amiga que me gustaba mucho, me parecía hermosa y le decía que me iba a casar con ella cuando fuera grande. Recuerdo haberle dicho a mi madre que quería que todos los hombres se murieran para que ella se quedara conmigo. Ella dijo 'pero entonces tu también morirías' Menos yo pues, le respondí.

    Recuerdo una escena como a los 6 años, mi madre sentada en un sillón y otra  amiga con ella, viendo televisión en una sala, al pie del costado del sillón la hija de su amiga y yo sentados sin que ellas pudieran vernos. La niña era un poco mayor que yo, pero me gustaba mucho y seguro la enamoraba de alguna manera, o tal vez la miraba muy atraído y ella respondía coqueta, de repente tomó mi mano, la metió debajo de su falda y la llevó a su vagina pero por encima del calzón y yo no supe que hacer, me quedé allí sorprendido y creo que hasta asustado y ella tan campante no soltaba mi mano. Ahora creo que fue una demostración de cariño, seguro queria que la acariciara allí donde le gustaba.Me quedé prendado de ella mucho tiempo, soñaba con verla, era muy linda, tenia el pelo muy ensortijado y castaño oscuro. Creo que la vi mucho tiempo después cuando ella era ya una adolescente muy guapa, pero nunca más me acerqué a ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"Cómo es posible que la gente jure y perjure amar a un hombre muerto hace más de dos mil años y sea incapaz de amar a su prójimo hoy?&q...